* Hana To Yume * - Prince of tennis - rol and fics
Wonderful Days Fics and Roll

* Hana To Yume * - Prince of tennis - rol and fics

Nuestro foro fue creado con la intención de subir nuestras historias de fantasía (Porque escribimos para leernos de vez en cuando) y divertirnos con los juegos de rol de este fantastico anime THE PRINCE OF TENNIS.
 
ÍndiceCalendarioFAQRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Capitulo 02

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
kaidoh-kiddo
Estudiante V.I.P
Estudiante V.I.P
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 2394
Edad : 30
Escuela :
Fecha de inscripción : 11/03/2009

Tu Personaje
Tu personaje:
Tu personaje de Tenipuri: Kaoru Kaidoh
Tu Prince or Princess: Inui Sadaharu

MensajeTema: Capitulo 02   Jue Abr 15, 2010 4:44 am

Finalmente el encuentro!!! Hikaru se inquieta, Kaoru se fastidia, Inui lo medita, y Kamui lo disfruta XD Con la actuación especial de Akemi Kanzaki XD (Que es la Dancer de la que habla Kaoru al final, porque por ahora no se menciona su nombre). De paso, gracias a Akemi por leer también la historia ^^


Kaoru estaba decididamente molesto. Había sostenido una reunión de cuatro horas con su consejo de guerra, para discutir el avance y la amenaza que eso suponía del ejército de los Lobos del Norte de la zona de Lacoon. Su jefe aclamaba que solo se encontraban fuera del límite de los terrenos del reino Kaidoh, pero zonas cercanas al límite habían reportado ataques nocturnos y saqueos, y todas las descripciones coincidían con los Soldados-Lobos, llamados así por la insignia del ejército, y el diseño de sus yelmos. Para Kaoru, esto resultaba un asunto a considerar de forma urgente, sobre todo considerando el rechazo que tenía el Líder de los Lobos para con Kaoru mismo. Pero ninguno de sus generales consideraba que fuera un asunto que debiera ser discutido con urgencia, y las cuatro horas que Kaoru pensaba dedicar a planificar prevenciones y posibles rastreos, sus generales decidieron utilizarlas para aconsejarle a Kaoru que se tomara estos días de supuesta ‘paz’ para conocer a su futura mujer y pasar tiempo con ella, que después de todo era joven, y necesitaba pensar menos en batallas y más en continuar el legado de sangre Kaidoh.

Como si eso fuese poco, cuatro de las hadas de Kamui irrumpieron en medio del concejo y comenzaron a tomar los rollos de mapas desplegados por la mesa y, sin responder a las órdenes del Rey, procedieron a guardarlos. Incluso una, Kaoru recordó con fastidio que fue una de fuego, se atrevió a golpearle la cabeza con uno de los rollos. Sus generales rieron, dando por finalizada la reunión, ya que interpretaron el mensaje como lo que era: Un llamado de su hermano a que fuera a atender sus otros asuntos de forma inmediata. Kaoru, que ya estaba bastante fastidiado por la actitud de sus generales, se enfadó aún más ante la interrupción de su hermano. Todos parecían estar en un ánimo festivo en el que él no podía interiorizarse, lo cual resultaba irónico considerando que parte del motivo porque el castillo estuviese en ese ánimo era él.

La puerta de su habitación se abrió de par en par sin que el siquiera la tocara, y golpeó contra la pared de forma estruendosa. Kamui casi deja caer la caja que llevaba en sus manos ante el sobresalto, y miró a Kaoru con el regaño escrito en su expresión.

-Podrías ser más amable con el castillo. – objetó Kamui, apoyando una mano contra la pared, como si apaciguara a una criatura herida. Kaoru hizo caso omiso de esto, y se sentó sobre su cama, con los brazos cruzados. Si las miradas pudieran asesinar, Kamui sería solo un recuerdo.

- Y tú podrías haberme llamado de forma menos insolente. Hacer que tus hadas irrumpieran en medio de mi concejo de guerra no fue muy maduro de tu parte, distrajo a todos mis generales.

-Kaoru, tus generales ya estaban distraídos para empezar. Necesitas cambiarte para la cena, y necesitas estar ahí temprano.

-Sabes lo importante que es solucionar el problema de los Lobos! Sabes que no puedo permitir que se convierta en una guerra! Si no tomas eso en serio no puedo…- La mirada silenciosa de Kamui lo detuvo, aunque aun continuaba mirándolo como si deseara golpearlo. Kamui suspiró y dejó la caja a un lado, sentándose al lado de su hermano. Frente a ellos había un espejo, y Kamui contempló el reflejo por unos segundos antes de hablar.

-Se lo importante que es, pero también se que hoy todos están pensando en otra cosa. Háblales de guerras mañana, y te escucharán, hoy solo quieren verte con Hikaru. Si les das esta distracción, solo por hoy, mañana los encontrarás dispuestos a seguirte hasta el fin del mundo, como siempre, como el fiel ejército que tienes. – Kaoru no dijo nada, pero al menos dejó de mirar a Kamui con furia y contempló, como su hermano lo había hecho antes, el reflejo que el espejo le ofrecía.

Aun hoy día sus reflejos lo sorprendían. Casi esperaba ver al muchacho que fue años atrás. Mas bajo, menos serio, más alegre, menos preocupado. Con menos cicatrices en su cuerpo, con más sonrisas que ofrecer. Kamui miró a los ojos del reflejo de su hermano, sin duda sabiendo lo que estaba pensando. Su hermano mismo lucía más adulto de lo que lo recordaba en su mente, más sabio, más implacable. Mucho menos inocente.

Admitió, ahora calmado, que parte del motivo por el cual sostuvo una reunión tan larga fue porque quería atrasar el momento de encontrarse con la muchacha, y no quería admitírselo. Estaba aterrado. Casi podía reírse de si mismo por admitirlo. El, Kaoru, quien había sobrevivido incontables situaciones, asustado por una mera muchacha.

No sabía como debía tratarla. No tenía ni la más mínima idea de cómo cortejar una princesa, ni como hacerla sentir cómoda, ni siquiera sabía que temas hablar. Nunca había sido bueno en relacionarse con las personas, y su hermano siempre se había encargado de ello, porque había sido un acuerdo tácito. Kaoru era Rey por mandato, pero los hermanos, cuando sus padres murieron y se vieron a cargo de un reino, decidieron silenciosamente gobernarlo entre ambos. Siempre les había funcionado a la perfección. Kaoru era un excelente general y soldado, Kamui era un magnifico estratega y mago, entre los dos habían logrado crear la ilusión de un soberano capaz y completo. Pero ahora, esto, solo lo podía hacer él, como Rey oficial.

Su hermano le sonrió, aferrando su hombro para transmitirle seguridad. Kaoru leyó en sus ojos que entendía sus miedos.

-Solo necesitas ser tú mismo, Kaoru. Puedo asegurarte que aprenderá a amarte, como todo tu reino lo hizo. – Luego agregó, con una sonrisa un poco más burlona- aunque ciertamente te amará más rápido si aprendes a vestirte como corresponde! Vamos, te preparé un atuendo acorde a la ocasión. Solo necesitas ponértelo y soportar una cena. No es muy difícil, o si?

*_*_*_*_*_*_*_*_*_*


Una de las muchachas a su cargo la despertó de su sueño, y a Hikaru le costó trabajo recordar donde estaba. Lentamente, mientras se incorporaba de su cama, los recuerdos empezaron a aclararse en su mente, y recordó el porqué debía levantarse, lo cual la despertó por completo. Mientras revisaba su guardarropa, meditó acerca de que imagen debía reflejar. No debía ser nada simple, nada de lo que usaría normalmente todos los días, después de todo, era una fiesta, y era prácticamente en su honor, pero tampoco quería utilizar nada complicado y absurdamente decorado, porque no era realmente su estilo. Finalmente se decidió por un vestido azul, uno de los pocos abrigados que tenía, que dejaba sus hombros descubiertos, pero la tela pesada y las capas la protegerían, y tenía un chal gris con bordados en plata que la protegería en caso que el frío fuera más del que esperaba.

Una de las muchachas se acercó a ella, aún de forma tímida, y Hikaru le sonrió, dispuesta a hacer que se sientan más cómoda con ella. No le gustaba tener gente que hiciera las cosas por ella, pero entendía que era una costumbre en el castillo que no podía rechazar, así que al menos intentaría hacerse amiga de las tres muchachas. La chica, un poco más animada por la actitud de Hikaru, le alcanzó una caja violeta y le informó que era un regalo del Rey. Hikaru la tomó, intrigada y sorprendida a la vez, y la abrió. Era un hermoso broche para el cabello, de tonos violetas, azules y plateados. El accesorio principal imitaba unas elaboradas alas de mariposa, de las cuales caían pequeñas cintas azules que se mezclarían con su pelo, con cuentas de cristal que absorbían los colores a su alrededor. Debido a que su pelo era rojo y las cintas azules, las cuencas por momento destellaban en tonos violetas que combinaban con las alas. Hikaru lo observó, mesmerizada. Era un objeto bellísimo, y se preguntó si que el que combinara con el vestido que había elegido era coincidencia o alguna de las extrañas magias que la gente de este reino parecía poseer. Decidió no pensar demasiado en ello o la cabeza le dolería durante toda la noche. Era cierto, el lugar estaba lleno de misterios que ella deseaba averiguar, pero por ahora se concentraría en descubrir el más urgente de ellos. Que clase de persona era el hombre que le había hecho este regalo?

Hikaru se cambió con ayuda de las sirvientas, y una de ellas le recogió el pelo, utilizando el broche, en una forma que dejaba lucir sus hombros, permitiendo que el largo de su cabellera se luciera a través de su espalda, por donde caía como una ondulada cascada bermellón. Unos largos guantes blancos con bordados en violeta completaron el atuendo, además de ofrecerle aun más protección. Esperaba no necesitar más que eso. El castillo, recordó, era extrañamente cálido. Se preguntó de que forma lo calefaccionaban, ya que en su casa resultaba en invierno un problema importante. Hasta ahora no había visto ningún tipo de fuego o indicios de los tipos de instalaciones que conocía. Además, el calor realmente parecía provenir de las paredes mismas. Hikaru abandonó nuevamente ese hilo de pensamiento, prometiéndose averiguarlo eventualmente.

Le informaron, cuando ya estaba terminando de maquillarse, que su escolta y guardia estaba en la puerta, esperando para acompañarla. Hikaru de pronto se miró en el espejo y realizó una mueca. Esperaba que Inui no bromeara demasiado por su apariencia. Después de haberse quejado durante todo el viaje por tener que actuar como una princesa, en la primera noche ya estaba luciendo como una. Hikaru salió de su habitación, dispuesta a responder a cualquier broma que viniera de su alto amigo, pero no se atrevió a mirarlo al rostro. Cerró la puerta detrás de ella, y fijó la vista en la pared opuesta del pasillo, donde un enorme cuadro de una batalla ocupaba prácticamente toda la altura de la pared.

-Sabes donde es? – Preguntó Hikaru, intentando con mucho esfuerzo sonar natural y no muerta de vergüenza como estaba. Sin embargo, cuando los segundos pasaron y no recibió ninguna respuesta, no tuvo otra opción más que mirar a su amigo. – Eres endemoniadamente bueno en avergonzarme, sabes?- Dijo, mientras volteaba para verlo, con ambas manos sobre su cintura. El muchacho vestía completamente de negro. Pantalones dentro de botas que le llegaban prácticamente a la rodilla, donde Hikaru sabía guardaba cuatro de sus dagas de hoja envenenada. Una camisa de mangas anchas, con bordados en plateado, un pañuelo al cuello, de igual confección de la camisa, luciendo el emblema del reino de donde provenían, y un cinto donde llevaba su espada reglamentaria, y otras tantas hojas circulares habilidosamente ocultas. El chico la miraba con ambas cejas elevadas, y una pequeña sonrisa bailando sobre sus labios, pidiendo a gritos poder convertirse en una broma. Hikaru alzó la barbilla, desafiante.

-Adelante, suéltalo.

Inui simplemente alzó aun más las cejas y realizó una pequeña reverencia que, si bien correcta, emanaba burla.

-Solo pensaba que se veía extremadamente bonita, princesa Hikaru.

-No te hagas el tierno – Espetó la pelirroja, aunque sus mejillas se colorearon a pesar del frío. – Y disfrútalo, porque es solo por hoy. Mañana volveré a ser la misma de siempre.- Los labios de Inui se curvaron de forma extremadamente perversa.

-No creo que sea yo quien va a disfrutarte, precisamente. Si buscabas agradar al Rey, definitivamente empezaste por los pasos correctos. – Hikaru intentó enojarse con el, pero la risa estaba venciéndola y finalmente la dejó escaparse, retumbando en el pasillo.

-Sadaharu, no se supone que le hagas bromas tan sugestivas a una princesa! – Comentó Hikaru, simulando estar indignada.

-Y se supone que la ‘inocente’ princesa no las entienda. – Remató el chico, a lo cual Hikaru simplemente revoleó los ojos, repitiendo la palabra ‘inocente’ como si fuese un insulto. El chico le indicó a Hikaru el camino, y la muchacha comenzó a caminar, con su amigo fielmente a su espalda. Luego de un silencio que duró tan solo un pasillo, Hikaru escuchó lo que esperaba.

-Bonito adorno, por cierto. No se parece a los que trajiste de casa. – Hikaru negó con la cabeza, divertida, sin dejar de caminar ni voltearse.

-Tenías que decirlo, verdad? Para tu información, es un regalo del Rey. Y si, creo que fue un bonito gesto, pero no me vestí así por eso, el que combinara fue una coincidencia. – Hikaru prácticamente sintió a Inui fruncir el seño en preocupación.

-Hn. Apuesto la mitad de tu reino a que ese muchacho Kamui eligió el color y de alguna manera sabía que tipo de vestido usarías. – Hikaru lo meditó por unos segundos. Ella creía lo mismo, pero no veía como fuera posible.

-Tu crees que pueda saber algo así? No creo que tenga poderes premonitorios.

-No hacen falta, se me ocurren algunas referencias que pueden haber conducido a deducirlo.

-No es algo un poco…arriesgado? O sea, es solo un broche pero si la intención era que lo usara hoy, podría haber salido mal y haber elegido otro vestido.

-Suena a algo que ese chico haría, casi arriesgado en el sentido lúdico. Definitivamente suena a él. – Hikaru elevó una ceja, aunque Inui no pudiera verla.

-Suenas sumamente interesado.- Sugirió. Inui le dirigió una mirada de fastidio, aunque la chica tampoco pudiese verlo. Se conocían lo suficiente para saber como reaccionarían.

-El hermano del Rey? Eso sería extremadamente peligroso, impropio y estúpido.

-Pero no puedes negar que luce un tanto adorable.- Comentó Hikaru, casi desafiando a su amigo a que lo negara.

-Tal vez, pero sigue siendo peligroso, impropio y estúpido. – Determinó. Inui indicó a Hikaru que doblara en un pasillo, y al final de este se encontraba una amplia puerta con dos guardias reales a cada lado. Los nervios de Hikaru, que habían desaparecido mientras hablaba con su amigo, volvieron rápidamente. Inui puso su máscara impasible, borrando todo rastro de la persona que fue hace menos de unos segundos.

-Recuerda, Hikaru, se encontrarán en el estudio para intercambiar saludos y conversar por un momento antes de entrar juntos al salón. Los invitados ya están dentro, así que harán el llamado clásico para que la realeza entre, y tu entraras con ellos. Luego es solo sentarse, comer, hablar un poco, y tal vez bailar.

-Y rogar porque eso ultimo no suceda- Dijo Hikaru, palideciendo ante el prospecto. Ya estaban en la puerta, y la pelirroja tomó una gran bocanada de aire, y la dejó escapar lentamente. No ayudó demasiado, pero al menos lo intentó. Inui le hizo señas al guardia para que anuncie su llegada. El hombre asintió, entró al recinto y cerró la puerta detrás de el. Al poco tiempo, volvió a abrirla e indicó a ambos que entraran. Hikaru le dedicó una breve mirada a Inui, quien asintió, intentando darle confianza. La pelirroja suspiró, más para descargar tensiones que otra cosa, y elevó su mentón de forma orgullosa. No tenía porque tener miedo, se dijo a si misma.

Cuando entró, sus ojos recorrieron el lugar disimuladamente. El estudio era simplemente una habitación práctica, bien decorada y con un simple escritorio. Sus ojos pasaron por los dos guardias parados a la derecha, junto a la puerta, luego dirigió la vista hacia la ventana, donde Kamui estaba sentado en el marco, sonriéndole amigablemente. El guardia que lo había llevado en su caballo antes, Fuji si mal no recordaba, estaba parado a su lado, y Hikaru dedujo que sería su guardia personal, aunque el hombre se hallaba relajado al lado del chico, a pesar de su título. Una breve pensamiento cruzó su cabeza y se preguntó, divertida, si el hombre no sería más para el hermano menor que un mero guardia. Finalmente, Hikaru enfocó al centro de la habitación, decidiendo no retrasar más el momento.

Hikaru necesitó recordarse que respirar la mantendría con vida.

El Rey era ciertamente atractivo. Lucía joven, aunque maduro, y sus ojos eran directos, de un sincero y casi violento verde esmeralda. La forma levemente almendrada le daba un rasgo exótico, al igual que su hermano. Pero mientras los ojos de Kamui eran impenetrables, los de Kaoru parecían ofrecer toda su verdad, te gustara o no. Hikaru, al verlo, entendió porque ese muchacho joven había logrado mantener un reino tan vasto. Todo su ser parecía estar diseñado para gobernar. El muchacho se puso de pie, y caminó alrededor del escritorio para acercarse a ella. A pesar del porte intimidante del chico y su semblante severo, Hikaru no se sintió intimidada. Eso la sorprendió. Seguramente una persona de ese tipo, de tan obvia fuerza y poder, debía hacerle sentirse amenazada, pero en cambio sentía todo lo contrario. Se sentía protegida. Eso la molestó un poco. A penas lo conocía, se suponía que odiara a este hombre, no que se sintiera a gusto con él inmediatamente. El chico se inclinó ante ella, brevemente, y desde su posición, dijo, con una voz grave y profunda, directa y sincera.

-Me alegra poder encontrarnos, finalmente, princesa Hikaru. Confío en que se haya podido instalar en el castillo sin problemas?

Hikaru casi podía sentir lo forzado del gesto. El muchacho, aunque Rey, claramente no estaba acostumbrado a lidiar con esta clase de situaciones. La chica se recordó que este era un Rey guerrero, y que seguramente las palabras amables eran tan solo para enmascarar a una persona violenta, inculta y poco interesante. No se tenía que dejar engañar porque luciera tan bien, seguramente su actitud ahora era fabricada. Muy bien, dos pueden jugar ese juego, pensó, y luego recordó que debía dejar de mirarlo y contestar la pregunta en algún momento.

-Si… - Hikaru trató de no desconcentrarse con esos ojos verdes clavados en ella. Eran demasiado intensos- Si, no encontramos ningún problema, su Majestad, y le agradecemos la hospitalidad. – Dijo, haciendo una pequeña reverencia. Luego, recordando otro asunto, agregó- También le agradezco el presente. Creo que es demasiado bonito para alguien como yo. – Remató Hikaru, tratando de contener la sonrisa de satisfacción. El chico la miró, frunciendo el seño, pensando. Oh si, pensó Hikaru, acabo de dejarte en una encrucijada. O contestas como Rey adulador, que sin duda odias, o directamente me insultas. Debía darle un punto al chico por al menos darse cuenta de lo que acababa de hacer la pelirroja.

-Si es así, lo sabes llevar muy bien- Contestó Kaoru, con un rostro impasible. Hikaru sonrió, y esta vez no pudo evitar que un poco se luciera en su rostro. Una respuesta interesante. No le decía que era bonita, ni le decía que no lo era. De acuerdo, aceptó mentalmente Hikaru, no hay un cráneo tan hueco detrás de ese bonito rostro.

-Me halaga que lo piense

Kaoru contuvo con todas sus fuerzas su mueca de fastidio. La chica era bonita, de acuerdo, y, como le gustaba decir a su hermano, su cabeza no era solo un accesorio. Pero Kaoru no podía evitar estar fastidiado por la actitud de la muchacha. Por que rayos le hacía frente de esa forma? Él no la había obligado a venir aquí, y tenía que lidiar con todas estas idioteces de la corte por ella, y la muchacha se dignaba a tratarlo como si fuese todo su culpa?! De acuerdo, debía admitir que lo enmascaraba muy bien, pero eso no quitaba que su actitud fuese exasperante. La noche no había siquiera comenzado, y Kaoru ya estaba deseando que acabase. Miró a la muchacha y trató de no detenerse en sus facciones por demasiado tiempo. Era verdaderamente bonita. Insolentemente bonita, se recordó Kaoru.

-Tal vez sería hora de ir hacia el salón, princesa.- Sugirió Kaoru, ofreciéndole un brazo para acompañarla, deseando apurar la noche. Hikaru no podía estar más de acuerdo.

-Por favor, no quisiera hacer esperar a sus invitados – Contestó Hikaru con una falsa pero muy correcta sonrisa, y tomó el brazo del Rey. Los dos guardias se pusieron delante, encabezando el traslado hacia el salón, seguidos del Rey y Hikaru. Inui siguió a Hikaru a una distancia adecuada. Kamui se ubicó a su lado, seguido de su guardia, y comentó por lo bajo, casi para si mismo.

-Interesante batalla-

Inui, sin saber si el comentario había sido para ser escuchado o no, solo miró de reojo, y casi rompe su mascara de impasibilidad al ver la divertida sonrisa del chico, mirando con interés a la pareja que iba delante. Si, pensó Inui, el trato estaba decidido, pero Hikaru no lo haría fácil para Kaoru. Definitivamente sería interesante de ver.


*_*_*_*_*_*_*_*

Hikaru nunca había sido demasiado partidaria de esa clase de fiestas, y no iba a comenzar ahora, sin embargo, entrar del brazo del Rey le imponía ser al menos diplomática con la gente que se acercaba a hablarle. Al menos la entrada fue menos pomposa de lo que ella había pensado, solo un simple anuncio antes de entrar, una breve inclinación de parte de los invitados ante el rey, y luego la situación continuó prácticamente como estaba antes, excepto que algunos invitados comenzaban a buscar una oportunidad de hablar con el Rey, posiblemente aprovechar la feliz ocasión para tomar a Kaoru de buen humor y lograr algún trato. Hikaru sonrió mentalmente. Mucha suerte para los que pensaban eso. La chica no conocía al Rey hace mucho, pero conocía los signos del fastidio y Kaoru los emanaba de forma muy sincera. Se preguntó, por un segundo, como lidiaba el pueblo con un príncipe tan gruñón, pero sus ojos cayeron en Kamui, quien ya se encontraba rodeado de unas cuantas personas, y discutía lo que parecía ser una importación de algún producto, y sus conveniencias, de forma muy seria, mientras dos chicas se aferraban de cada uno de sus brazos, vestidas con unos trajes de multitud de telas, todas traslúcidas y diseñadas para tomar vuelo ante el mas mínimo movimiento. Hikaru supuso que eran bailarinas de algún show, pero el contraste la hizo sonreír, y entender porque el pueblo aun tenía comunicación a pesar de tener un Rey gruñón. Mientras Kaoru hablaba (o mas bien, el hombre exponía su punto mientras el Rey fruncía el seño cuando no acordaba y asentía con la cabeza cuando estaba de acuerdo), Hikaru volteó levemente el rostro para ver a Inui. El muchacho ya había sacado su endemoniada libreta y estaba tomando nota de quien sabe que cosa. Hikaru ya estaba acostumbrada, lo hacía desde pequeño y nunca había dejado que Hikaru viera lo que estaba escrito, pero había sido lo suficientemente amable para explicarle que anotaba las cosas que veía que creía le serían útiles en algún momento. La pelirroja había tratado una vez de robárselo a escondidas, y tuvo suerte que los Healers de su reino estaban cerca, o podría haber muerto envenenada. La maldita libreta tenía más seguridad que todo el castillo. Dejando a Inui con sus anotaciones, volvió a concentrarse en lo que el Rey estaba hablando.

- Si dejamos entrar ese producto, tendremos que dejar entrar a todos, y no es bueno para la economía del reino. – Sentenció Kaoru, y el hombre con el que hablaba sonrió de forma que intentaba ser amigable, pero resultaba condescendiente. Kaoru, sin notarlo, apretó más fuerte el brazo que sostenía el de Hikaru. La chica podía entender el porqué. El hombre debía triplicar la edad de Kaoru, y aún así se veía obligado a tratar con él como si fuera su superior, por lo que poseía esa actitud de alguien que trata de hacer entrar a un niño en razón. No importaba la edad de Kaoru, era el Rey. Ese hombre debería entenderlo, y no sonreírle de esa forma. Hikaru supuso que, por la forma en la que se estaba conteniendo Kaoru, debía estar acostumbrado a recibir ese tipo de trato. Ser Rey desde tan pequeño no debió ser fácil, pensó Hikaru, y reconociendo una puntada de simpatía, se golpeó mentalmente en la cabeza. Aun así, Kaoru era un idiota! Lo que menos necesitaba es andar por ahí sintiendo simpatía por este chico tan molesto.

-Pero su Majestad, un poco de competencia sana solo hará prosperar aún más al producto local! – argumentó el hombre. A Hikaru comenzaba a exasperarle.

-Por supuesto- Comentó sin poder evitarlo, con tono falsamente inocente y dulce, por lo cual Kaoru la miró intentando ocultar su sorpresa- productos de afuera solo impulsan una mejora de la calidad local, solo necesitas aumentar el impuesto de importación para proteger los costos locales. Después de todo, el objetivo de todos es favorecer al Reino, no? – Y, para darle el toque final, inclinó su cabeza levemente hacia el costado, para enfatizar lo edulcorado de su tono. El hombre la miró con los ojos abiertos como platos, sin saber como reaccionar. Miró de reojo a Kaoru, para tratar de adivinar como debía actuar, pero la cara de Kaoru era menos expresiva que una piedra del castillo. El hombre finalmente sonrió de forma inestable, y le dio la razón, disculpándose por un segundo para retirarse. Hikaru lo saludó, con su sonrisa falsa, y cuando estuvo fuera de visión, sonrió de forma satisfactoria.

Hasta que escuchó lo que podía describirse como un siseo. Volteó su rostro para ver a Kaoru, y lo encontró sumamente enfadado. Hikaru volvió a sonreír mentalmente. Ups.

-Agradecería, princesa, si se abstuviese de inmiscuirse en mis conversaciones… No importa cuan válido sea su punto.

-Lo siento – Dijo Hikaru, claramente sin sentirlo y continuando con el tono sarcásticamente educado. – Pero asumí, por su reacción, que realmente no le molestaría sacarse de encima a ese viejo molesto- y luego de una pausa, agregó – su Majestad.

El chico volvió a sisear, y Hikaru comenzó a entender que lo hacía cuando estaba verdaderamente molesto.

-Si vas a tratarme de esta forma al menos sincérate y dime Kaoru. – Luego miró a la chica de forma seria- Yo no te obligué a estar aquí, no reniegues de tu situación frente a la persona equivocada. – La ceja de Hikaru se crispó de impaciencia y fastidio, pero su rostro continuaba sonriente y educado.

- Pues, la última vez que revisé, no se le es permitido a una chica rechazar ese tipo de tratos, ni tener ninguna opinión al respecto.

-Pues, entonces sugiero que leas las leyes de nuestro Reino, Hikaru – Agregó el Rey, también manteniendo un rostro de normalidad, mientras asentía a modo de saludo a una pareja que pasaba. – Porque aquí la mujer puede negarse.

Hikaru lo miró como pidiendo que dejara de bromear, rompiendo su máscara por un segundo. Luego volvió a su postura anterior.

-Y desde cuando las cosas son así? Acaso alguno de tus antepasados milagrosamente heredó un cerebro? – La chica sabía que estaba lidiando con terreno frágil al hacer esos comentarios, pero no podía evitar disfrutar de las reacciones del chico. Kaoru pareció contar hasta diez antes de responder, seguramente resistiendo el impulso de sacarse a Hikaru de encima.

-Ves la muchacha que esta a la derecha de Kamui? La Dancer? – Hikaru observó a que se refería. Una chica de pelo extremadamente largo y lacio, de color marrón con algunos destellos dorados, y unos preciosos ojos verdes. O eran color miel? Acaso también tenían destellos dorados? Era difícil adivinar. Acababa de decirle algo al oído del muchacho, el cual comenzó a reír con esa risa infantil que Hikaru comenzaba a asociar a él. Kamui la tomó del mentón y le dejó un breve beso en los labios, a lo cual la chica revoleó los ojos, pero no por eso dejó de sonreír, y quitó de un amistoso golpe de la palma la mano de Kamui que había comenzado a rodear la cintura de la chica. Hikaru elevó una ceja. Había estado casi segura que el chico jugaba para otro lado, sin embargo, viéndolo ahora, era difícil de saber.

-Novia? – Preguntó, parte intrigada por la respuesta, y parte intrigada por la relación que tendría ello con la conversación anterior.

- Prometida… al menos solo de nombre. Es amiga de Kamui. El padre de la muchacha insistió en que se casara con un hombre del sur, cuando la chica estaba…está completamente enamorada de uno de los guardias del palacio. Kamui pidió la mano de la chica como prometida al enterarse. No necesariamente significa que se case con ella, solo que es una ‘candidata’, pero Kamui no piensa casarse, solo lo hizo para que la chica pudiera estar con quien quisiera. Luego de ese evento, Kamui decidió revisar todas las leyes del reino, una por una, y fueron actualizadas para crear un sistema más igualitario, justo y menos autoritario. – El chico terminó de recitar lo que parecía ser el diálogo más prolongado que había tenido en toda la noche, y finalmente sonrió de lado, gesto que también sorprendió a Hikaru por verlo por primera vez- Así que, Hikaru, aún crees que viniste a parar a un reino de brutos e incultos?

La pelirroja no sabía donde meterse. Como rayos sabía el chico lo que había estado pensando antes? Había sido tan poco habilidosa para ocultarlo? O realmente estas personas tenían una magia especial que les hacía imposible de ocultarles pensamientos?! No, no podía ser. Estaba siendo paranoica. Lo más probable fuera que no había ocultado bien sus sentimientos y el chico había captado lo que sentía. El uso exacto de las palabras era solo coincidencia. Hikaru elevó su mentón, sin mirar al Rey, buscando al menos conservar un poco de actitud, aunque se hubiese visto tan efectivamente derrotada por el último argumento.

-No lo se, tal vez lo crea cuando lo vea en el ejemplo máximo del Reino. – Hikaru se atrevió a mirarlo de reojo, brevemente, antes de desviar la mirada de nuevo, fingiendo desinterés- después de todo, dicen que la actitud de un soberano se refleja en su pueblo.

Y hasta ahora, lo que había visto del pueblo le había gustado sobremanera. Pero no iba a decirle eso a este muchacho arrogante, o si?
Volver arriba Ir abajo
Hikari
Estudiante V.I.P
Estudiante V.I.P
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1034
Edad : 22
Localización : El campo con los pajaros, cantando *_*
Escuela :
Fecha de inscripción : 16/11/2009

Tu Personaje
Tu personaje:
Tu personaje de Tenipuri:
Tu Prince or Princess:

MensajeTema: Re: Capitulo 02   Jue Abr 15, 2010 5:53 am

Hahahaha
Me encantooooo xD
Rei demasiado

Aww! Kaoru <3 y Hikaru tambien! Amo a los dos ^^
Volver arriba Ir abajo
http://heythere-squishy.blogspot.com/
kaidoh-kiddo
Estudiante V.I.P
Estudiante V.I.P
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 2394
Edad : 30
Escuela :
Fecha de inscripción : 11/03/2009

Tu Personaje
Tu personaje:
Tu personaje de Tenipuri: Kaoru Kaidoh
Tu Prince or Princess: Inui Sadaharu

MensajeTema: Re: Capitulo 02   Jue Abr 15, 2010 6:24 am

Wahhh que rápida!!! Jajjajaa Awww me pone muy feliz que te gusteee >< Jejeje Kaoru y Hikaru me matan de la risa cada vez que se ponen asi XDDD Son tan....fastidiables XD
Volver arriba Ir abajo
Hikari
Estudiante V.I.P
Estudiante V.I.P
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1034
Edad : 22
Localización : El campo con los pajaros, cantando *_*
Escuela :
Fecha de inscripción : 16/11/2009

Tu Personaje
Tu personaje:
Tu personaje de Tenipuri:
Tu Prince or Princess:

MensajeTema: Re: Capitulo 02   Jue Abr 15, 2010 6:31 am

Hahaha, lo se XDD
Y Kaoru me encanta!!!
Y Hikaru es... Hikaru xB

Pues claro! Como me voy a perder de los capitulos?
Estan demasiado interesantes ^^
Volver arriba Ir abajo
http://heythere-squishy.blogspot.com/
Hikaru sama
Admin
Admin
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 8124
Localización : Si te digo...no me creerías...
Escuela :
Fecha de inscripción : 03/02/2009

Tu Personaje
Tu personaje:
Tu personaje de Tenipuri: Inui Sadaharu/Momoshiro Takeshi
Tu Prince or Princess: Atobe Kaizen

MensajeTema: Re: Capitulo 02   Jue Abr 15, 2010 6:43 am

Ey!!!! ¬¬ como que "Hikaru es....Hikaru"....que quiere decir eso??? T-T

____________________________________________
Volver arriba Ir abajo
kaidoh-kiddo
Estudiante V.I.P
Estudiante V.I.P
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 2394
Edad : 30
Escuela :
Fecha de inscripción : 11/03/2009

Tu Personaje
Tu personaje:
Tu personaje de Tenipuri: Kaoru Kaidoh
Tu Prince or Princess: Inui Sadaharu

MensajeTema: Re: Capitulo 02   Jue Abr 15, 2010 6:47 am

Jajajajjaa Hikaru es...Hikaru. Es la mejor forma de explicarlo XDDD Para mi es algo positivo, Nee-chan. Significa que mi Hikaru se parece a tu Hikaru XDDD
Volver arriba Ir abajo
Hikari
Estudiante V.I.P
Estudiante V.I.P
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1034
Edad : 22
Localización : El campo con los pajaros, cantando *_*
Escuela :
Fecha de inscripción : 16/11/2009

Tu Personaje
Tu personaje:
Tu personaje de Tenipuri:
Tu Prince or Princess:

MensajeTema: Re: Capitulo 02   Jue Abr 15, 2010 6:53 am

Hahaha, que dices Kamui? XD " mi Hikaru se parece a tu Hikaru" ?
Aww! Hika-chan! Eres adorable! >w< no es nada malo ^^

Volver arriba Ir abajo
http://heythere-squishy.blogspot.com/
Hikaru sama
Admin
Admin
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 8124
Localización : Si te digo...no me creerías...
Escuela :
Fecha de inscripción : 03/02/2009

Tu Personaje
Tu personaje:
Tu personaje de Tenipuri: Inui Sadaharu/Momoshiro Takeshi
Tu Prince or Princess: Atobe Kaizen

MensajeTema: Re: Capitulo 02   Jue Abr 15, 2010 7:02 am

*-*
mi adorable??? *-*

____________________________________________
Volver arriba Ir abajo
kaidoh-kiddo
Estudiante V.I.P
Estudiante V.I.P
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 2394
Edad : 30
Escuela :
Fecha de inscripción : 11/03/2009

Tu Personaje
Tu personaje:
Tu personaje de Tenipuri: Kaoru Kaidoh
Tu Prince or Princess: Inui Sadaharu

MensajeTema: Re: Capitulo 02   Jue Abr 15, 2010 7:05 am

Bueno XD La Hikaru de la historia se parece a la Hikaru del foro XD Ya ves? Sos 'adorable' u.u Asi que no te quejes de que Hikaru es Hikaru xDDDD
Volver arriba Ir abajo
Akemi
Estudiante V.I.P
Estudiante V.I.P
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1064
Edad : 24
Escuela :
Fecha de inscripción : 13/03/2009

Tu Personaje
Tu personaje:
Tu personaje de Tenipuri: Fuji Syusuke
Tu Prince or Princess: Shiraishi Kuranosuke

MensajeTema: Re: Capitulo 02   Vie Abr 16, 2010 6:52 am

Al fin puedo posteaaar ¬¬

xD mi leer todo de nuevo también!! De verdad que me encaaaaaaaaaaaanta esta historia! Y cada vez se vuelve más intrigante ><
Y en serio ¬¬ siempre me dejas con toda la curiosidad y ganas de saber qué pasa después xD
Pero bueno, así es más interesante

Haha y concuerdo! Es muy entretenida la relación de Hikaru con Kaoru xD

Y... no agradezcas, para mi es todo un honor aparecer en tu historia y un placer leerla!
Volver arriba Ir abajo
kaidoh-kiddo
Estudiante V.I.P
Estudiante V.I.P
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 2394
Edad : 30
Escuela :
Fecha de inscripción : 11/03/2009

Tu Personaje
Tu personaje:
Tu personaje de Tenipuri: Kaoru Kaidoh
Tu Prince or Princess: Inui Sadaharu

MensajeTema: Re: Capitulo 02   Lun Abr 19, 2010 2:29 am

Wahh no puedo creer que la estan leyendo nuevamente XDDD Pero me alegro que siga gustando ><
Hahahaha esa es la idea =D Interrumpir los capitulos en momentos oportunos es mi especialidad XDDD

>< Muchas gracias!!! Escribir es divertido, pero uno no lo haría si no hubiera gente como ustedes que lo disfruta y se divierte con ello ^^
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Capitulo 02   

Volver arriba Ir abajo
 
Capitulo 02
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» KOF Capitulo 1 - all out (fandub español latino)
» Heraldos de la luz (avanze del primer capitulo)
» ESTADO REM ALTERADO- CAPITULO II
» x place capitulo 4
» Kimi ga nozumo Ein Capitulo 1 fandub Mexicano

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
* Hana To Yume * - Prince of tennis - rol and fics :: *Dragon Blood*-
Cambiar a: