* Hana To Yume * - Prince of tennis - rol and fics
Wonderful Days Fics and Roll

* Hana To Yume * - Prince of tennis - rol and fics

Nuestro foro fue creado con la intención de subir nuestras historias de fantasía (Porque escribimos para leernos de vez en cuando) y divertirnos con los juegos de rol de este fantastico anime THE PRINCE OF TENNIS.
 
ÍndiceCalendarioFAQRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 SKIN ~ One-Shot

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Izzy
Admin
Admin
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 780
Escuela :
Fecha de inscripción : 26/12/2008

MensajeTema: SKIN ~ One-Shot   Sáb Mayo 02, 2009 6:14 am

Skin

Me distancié del mundo por un tiempo, y me esforcé por vivir otro tipo de vida. Si extirpaba el dolor como si fuera un tumor o una cana o algo similar… todo debería ser más sencillo. Creé mi propio paraíso después de que mi mundo se destruyó por completo, porque no tenía otra forma de sobrevivir.
Aunque era extraño… no podía decir que me arrepintiera, exactamente. Si hubiera podido hacer las cosas de otra manera, dada la oportunidad, probablemente las cambiaría. Pero siendo como es la realidad… No estaba segura si me sentía justificada o qué, pero por mucho que me dolieran las consecuencias, las causas no eran lo que me molestaba.
Al menos, sentía que no era todo mi culpa, después de un año. Si las cosas hubieran sido diferente, si hubiera dicho tal cosa, o yo hubiera hecho tal otra, todo habría tenido otro tipo de desenlace. Lo peor, era que todavía lo amaba. Y también a él. No era lo mismo.
Masaharu… Siempre sería Masaharu.
Y Yoshirou siempre sería Yoshirou.
Tenían lugares diferentes y distintas importancias en mi vida y en mi corazón, y ninguno podría reemplazar al otro.
Por casi medio año, desde la primera vez que besé a Yoshirou, o lo dejé besarme, da igual, me sentí culpable de todo. No me arrepentía. Pero me sentía culpable. Me sentía culpable porque mi novio me mantuviera alejada de su vida, me sentía culpable porque me sentía atraída por otro, me sentía culpable porque no podía arrepentirme.
Siempre fui una dicotomía en mí misma, y por más irónico que resultara, aunque me sintiera culpable, no podía arrepentirme. Quizás Kenya tuviera razón, y fuera igual a Scarlett O’Hara. Con miedo del pecado pero sólo por las consecuencias y no por el pecado en sí. Salvando las distancias, desde luego. Como que yo soy pelirroja, bajita, y nunca viajé a Estados Unidos, ni estoy de acuerdo con la esclavitud.
El día en que Masaharu –quizás debería llamarlo Niou, ya, después de un año de no verlo…- se enteró de lo que había pasado con Yoshirou… es como si todo lo que hubiera tenido en mis manos se estrellara contra una pared, una y otra vez, dejándome sin sentido, mareada, confundida. Lo que solía ser mío, ya no lo era, y la confirmación de algo que yo misma había sospechado desde hacía tiempo fue increíblemente peor que la sola sospecha.
Todo se destruyó a mi alrededor cuando repitió que me odiaba, que no quería verme. Sólo quería explicarme. Sólo quería que me escuchara por una maldita vez! Pero siempre sería una niña para él, la chica que buscaba protección aunque lo disimulara, la niña vulnerable y débil que no lo reconocía.
Es un crimen, quizás? Estaba reaccionando exageradamente?
Pero incluso un año después, Masaharu seguía tatuado en mi mente. Estaba debajo de mi piel. Necesitaba algo para librarme de él, de su voz en mis oídos, de sus labios sobre los míos, de su cuerpo desnudo contra el mío. Amaba a Yoshirou –incluso y a pesar de las constantes discusiones, pero el fantasma de Masaharu no me dejaba en paz. Necesitaba enterrar todo esto, enterrarlo vivo, porque nunca estaría muerto. En lo absoluto.
Otra pequeña mentira blanca.
No sería algo nuevo conmigo.
Y cuando estaba dispuesta a hacerlo…
Él volvió.
Taisuke lo soltó en medio de nuestro almuerzo semanal como si fuera un piloto de guerra y acabase de dejar caer una bomba atómica. Me sentí así, mi mundo empezó a temblar de tal manera que, aunque estuviese hiperventilando y en estado de pánico, no podía tranquilizarme.
“Eimi, linda, respira.” Me pidió Taisuke algo sorprendido, abrazándome, intentando que me relajase y respirara. Me costó, pero lo logré. Taisuke se había convertido en uno de mis mejores amigos desde que lo conocía y era su niñera. Tenía sólo 17 y recién había terminado la secundaria, pero era demasiado maduro para su edad y ofrecía los mejores concejos. Quería ser psiquiatra, después de todo.
Ese día, se quedó conmigo hasta que estuve finalmente tranquila. Odiaba ponerlo en esa situación, de verdad. Y no pensaba hacerlo elegir, porque era obvio que su hermano estaba primero. Así que debía mantenerlo apartado.
“No vayas a verlo… Sí?” Murmuró después, cuando me acompañaba a casa. Me detuve, algo sorprendida. “No le hará bien… a ninguno. Además… Haru está de novio, y pensando en casarse. Realmente lo siento, Eimi. Pero es mejor que no se vean y puedan seguir con sus vidas de la mejor manera.” Dijo lentamente, agarrando mi mano y estrechándola entre la suya.
Yo asentí suavemente. “… Cómo esta?” Pregunté suavemente, apoyando la cabeza en su hombro.
“Bien. Mejor que antes.”
Yo asentí con la cabeza. La nueva noticia había ido directamente al medio de mi pecho y se entretenía punzando entre mis costillas, dolorosamente.
Tenía pensado seguir mi promesa y mantenerme lejos de Masaharu, pero en Navidad… No pude. No pude marcharme con Yoshirou y me fui con una excusa cualquiera. A la casa de Masaharu. Su madre me había invitado.
Me preparé mentalmente para enfrentarme a ambos hermanos. Sabía que Taisuke no se lo tomaría bien que me presentara, pero… tenía que hablar con Masaharu.
Desde luego, Tai no se lo tomó bien, y estaba listo a arrastrarme fuera de la casa, cuando Masaharu interrumpió. Detuvo a su hermano, y me arrastró hacia la terraza. Mi estupidez me había hecho olvidar el saco en el auto, y eso sólo me recordaba los días de frío en los que no usaba nada más que vestidos verdes para que él me abrazara.
Me pregunté qué pasaría si saltaba desde la terraza. Quizás se abriera un hueco en la Matrix y apareciera en otro mundo.
Empezamos lentamente. Una conversación insulsa entre dos personas que podrían haber sido vagos conocidos en otro tiempo. “Cómo estás?” “Bien, gracias. Tus cosas?” “Fantásticas. El sadomasoquismo sigue siendo lo mío, y el otro día me deshice de mi esposa a cuchilladas.” “Oh, bien, me alegro por ti. Nos vemos, adiós.” “Adiós.”
Hasta que me aseguró que no iba a casarse. Sabía que no tenía derecho a esperar una respuesta sobre eso, pero me alegré internamente. Él me miró, frunciendo el ceño, con expresión atribulada. No era algo que hubiera querido decirme, lo supe.
Me disculpé nuevamente, porque era lo que sentía que debía hacer, y porque realmente lo sentía. No me arrepentía, pero lo sentía. Y de pronto…
“Por qué dejaste que me marchara?” Demandó.
No supe que responder al instante, sorprendida, dolida… confundida. Cuando estaba por irse, decidí hablar. Y le expliqué a mi modo lo que había pasado por mi cabeza cuando entendí que iba a marcharse sin darme posibilidad de nada. Comencé a llorar, porque odiaba sentirme en evidencia sobre las cosas que prefería no pensar. Y el sentirme rechazada era una de las cosas más arriba en mi lista de temas que evitar.
Quise huir, y estaba lista para hacerlo, pero él no. Quiso saber cómo estaba todo con Akazawa, pero yo no podía contestarle eso. No podía decirle que estaba todo fantástico, ni que aunque las peleas fueran monumentales, todavía lo amase. No podía, porque si confesaba eso, tendría que confesar que todavía lo amaba a él.
Decidí tomar la primera acción madura de mi vida, y… desaparecer de su vida. Se lo dije. Dije todo lo que pude sin revelar demasiado. Estaba llorando, pero no me preocupaba que el maquillaje se abría arruinado ni que me estaba congelando.
Masaharu comenzó a llorar también, en silencio, dignamente. Quise refugiarme en sus brazos.
“No quiero que desaparezcas de mi vida.” Pidió antes de que pudiera saltar por la baranda, con tal de huir de la tensión de la terraza. Quise negarme, pero era muy difícil cuando yo tampoco quería hacer eso. Y no pude controlarme, y le solté que lo quería. Él me pidió que dejase de repetirlo, y aunque me doliese… acepté.
Pero decirle eso no fue lo peor.
“Puedo…” Comencé, implorante, cuando estaba por abrir la puerta. “… Estás en todo tu derecho a arrojarme por la baranda, pero… puedo abrazarte?”
Mi estupidez no conoce límites.
Él no lo pensó, y eso me hizo sentir bien. Abrió sus brazos y yo me dejé caer contra su pecho, apretándolo contra mí. Era la última vez que lo haría, lo sabía.
1… 2… 3… 16 segundos pasaron hasta que supuse que invadía demasiado. Me separé lentamente, no era lo que quería. Aspiré su aroma una última vez.
“Nunca volví a usar verde.” Confesé de pronto. No sé por qué. “Es tu color favorito.”
Y luego me fui. No podía enfrentarlo.
Después de eso, desaparecí de la faz de la tierra durante casi tres días. Hikaru me invitó a su casa de la costa, y me encerré allí. Ella se quedó conmigo, consolándome, y escuchando mis llantos, mis quejas, mis dudas, todo. No podía ir con Gris para esto, porque Masaharu era su mejor amigo. Y tampoco podía atacar a Akaya con estos problemas. Pero Hikaru me comprendía, o al menos comprendía mi necesidad de ser escuchada y de tener helado a mano.
Cuando volví a la casa de Yoshirou… Comenzamos a discutir como si fuera el fin del mundo, y estaba lista para irme, marcharme de vuelta a Irlanda, cuando él me detuvo.
“Cásate conmigo.”
Creí que estaba borracho, de verdad.
O peor, demente.
Pero la felicidad que me embargó al saber que él quería pasar el resto de su vida conmigo, cuando me sentía peor que Hitler como persona, fue asombrosa. Cuando logró convencerme de que hablaba en serio, acepté.
No pensaba casarme ya, pero era una perspectiva encantadora. La fiesta, el vestido, la luna de miel… La siguiente semana fue todo una nebulosa de felicidad. Era Frutillitas, Rainbow Brite y Mi Pequeño Pony todo junto con una dosis más alta de sexo y helado.
Hasta que me crucé con Masaharu.

____________________________________________

Volver arriba Ir abajo
Izzy
Admin
Admin
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 780
Escuela :
Fecha de inscripción : 26/12/2008

MensajeTema: Re: SKIN ~ One-Shot   Sáb Mayo 02, 2009 6:15 am

Fue de pura casualidad. Yo estaba de compras, buscando un regalo para mi hermano, y me lo encontré saliendo del probador. El mundo se detuvo por unos segundos hasta que él me vio. No podíamos ignorarnos después de ese momento, y tras la misma charla insulsa… lo invité a casa. Tenía que hablar con él, lo sentía dentro. Tenía que contarle yo todo y… y buscar su aprobación?
Masaharu aceptó inmediatamente, y pagamos las compras antes de irnos. Tenerlo en el auto, sentado a mi lado, era casi una tortura. Mi auto nunca había parecido tan chico, ni tan… caliente. Lo mismo que el ascensor. Respiré aliviada cuando llegamos a mi departamento, y él me acompañó a la cocina a preparar algo para comer y tomar. Era demasiado extraño sentirlo trabajando cerca de mí, y no podía evitar de temblar, aunque intenté ocultarlo.
Poco a poco, nuestras palabras medidas y calculadas perdían su mesura, y poco a poco, se fueron dirigiendo nuevamente a nosotros. Las ganas de besarlo eran demasiadas.
Pero yo lo arruiné.
“Por qué no me dijiste que te habían ofrecido trabajo en Estados Unidos?” Pregunté súbitamente. Me sorprendí a mi misma con eso y me quedé a medio camino de servir los gnochis. Él se congeló en su lugar también, con el plato cerca de la cacerola.
“… Qué?”
“Akaya me lo contó. Nunca me lo dijiste. Por qué?” Insistí. Una vez que había comenzado, no iba a quedarme sin respuestas. No ahora. Quería saber.
Levantó la vista de mis manos para enfrentarme, y yo estuve tentada de dar un paso atrás por reflejo al ver la expresión de sus ojos. “Te lo dijo?” Repitió mecánicamente.
“Sí. Tan pronto como se enteró… Sabía que no ibas a decírmelo y él creía que debía saberlo.” Me encogí de hombros, esperando que no notase cuánto me había dolido eso. No sólo por el hecho de que no confiara en mí, sino porque… quizás, si él me lo hubiera dicho…
“No te lo dije porque no pensaba irme.” Escupió, y yo me estremecí suavemente, bajando la mirada.
“Oh…” No se había querido ir, porque me quería, quizás. Pero eso sonaba tan utópico en comparación a como eran las cosas antes de enterarme… que no podía convencerme de que fuera del todo cierto. “De todos modos… me hubiera gustado saber…”
“Bien, Eimi. No eres la única a la que le hubiera gustado saber.” Soltó violentamente. Dejé caer la cuchara, empezando a enojarme.
Demonios.
“Eso…” Devolví, sintiéndome furiosa, pero intentando controlarme. “Eso es mentira.”
“Qué? Repentinamente eres una experta en todo lo que me concierne? No seas hipócrita.”
“Querías saber? Tú no seas hipócrita! Si hubieras querido saber, lo hubieras preguntado!” Solté. Quizás lo que tuvimos, al final, no entrara en la categoría de cosas bonitas, pero había que aceptarlo. Y estaba demasiado enojada para detenerme y pensar en el daño que estaba causando. Mi madre siempre había dicho que era bastante egoísta. “Sabes lo que se siente creer que tu novio quiere irse del país sin ti?!”
No me contuve más, y me abalancé sobre él, golpeándolo con cada palabra. No lloraba, pero me faltaba poco.
“Tal vez lo mismo que se sienta el saber que tu novia se acuesta con otro?!” Soltó, agarrándome de las muñecas para mantenerme apartada. Forcejeé para soltarme, pero siempre había sido mucho más fuerte que yo. “Ésa es tu excusa, Eimi?! Que no te dije que me habían ofrecido algo en Estados Unidos y que lo rechacé PORQUE TE AMABA Y NO QUERÍA DEJARTE?!!”
“No es una excusa!! Y eres realmente idiota si crees que lo que pasó fue por eso! Nunca te gustó ver la realidad, Masaharu, mucho menos que a mí. Pero al menos yo la acepto!! Me mantenías apartada de todo!! No me contabas la mitad de tu vida!!” Solté. Ahora sí estaba llorando, pero era porque estaba confesando cosas que nunca quise confesar.
“De qué demonios hablas, Eimi? Que te mantenía apartada de todo?! Estás loca!! Tú siempre tenías una excusa para todo! Pero ahora lo sé, verdad? Estabas tirándote a Akazawa!”
Tuve una epifanía. Me vi a mí misma, gritando, golpeándolo, discutiendo. Era un sueño, una pesadilla o mi lección? Me merecía lo que me sucediera por lo que había hecho. La mitad de lo que gritábamos perdía sentido para mí antes de alcanzar mis oídos, pero no por eso me detuve.
“Estabas buscando excusas para dejarme!” Chillé finalmente, apartándome de él, llorando desconsoladamente. Eso era lo que me había temido todo este tiempo, demasiado cobarde para confesarlo. Le di la espalda y me apoyé contra la pared, abrazándome para que el suelo se estabilizara.
No, nunca iba a estar bien.
Nunca iba a estar mejor.
No, nunca iba a olvidarme el sentimiento de ser dejada de lado por el hombre que amaba.
Nada superaría eso.
Siempre creería que no había tratado lo suficiente y siempre lo culparía por las pequeñas mentiras blancas que había dicho como excusas.
“Eimi…” Dijo él suavemente, acercándose a mí. Yo me aparté como si quemara. Con Yoshirou, todo iba escalando hasta que la pasión era intolerable y terminábamos en la cama. Con Masaharu, todo tenía mucho más rebusque, todo tenía que ser hablado. “Eimi.” Repitió más firmemente, apoyando su mano sobre mi hombro. Intenté apartarlo, furiosa, pero no me dejó, y en lugar de eso, me abrazó con fuerza contra su pecho, encerrando mis manos en su abrazo. Continué forcejeando, llorando desconsolada.
“Voy a casarme!” Solté de golpe desesperada. “Yoshirou me pidió casamiento y acepté.”
Masaharu no reaccionó rápidamente, y yo me quedé quieta de súbito en sus brazos. No quería llamar su atención a mí. “Te quiero!” Solté segundos después.
“…Qué…? Vas a… casarte…?” Preguntó. Se había enfocado en lo más importante de mi declaración, pero me dolió que ni registrara lo otro. Asentí con la cabeza. “Con Akazawa.” No era una pregunta, pero asentí de todas formas.
Masaharu me soltó, y me dejó ir. Yo me dejé caer apoyada contra la pared, y abracé mis rodillas.
“Vas a casarte.” Repitió. “Con Akazawa.”
“Sí. Voy a casarme con Yoshirou.” Dije lentamente. “Quería… decírtelo yo. Puedes reevaluar el no quererme en tu vida ahora.” Ofrecí. Mi mente estaba chillando y pataleando. No debería darle esa opción. Una mentira blanca para no herirlo más. Mi permiso para pecar como Scarlett. Tenía que saldar mis cuentas, y ésta era una de las principales.
“… Creo que será lo mejor…” Dijo él en un susurro, con la vista perdida delante. “Siempre voy a quererte, Eimi. Y cuando me necesites, voy a estar allí. Pero no trates de contactarme cuando seas la señora de Akazawa.”
No supe cuándo se marchó, porque había enterrado mi cabeza en mis rodillas y no presté atención a nada más, escuchando mi llanto.
Cuando levanté la cabeza, una hora, tres días, después, la cocina estaba igual que antes de que él entrara, y sólo la cacerola sobre la hornalla apagada alteraba eso.
Suspiré suavemente mientras me incorporaba.
“Bien…” Dije en voz alta, sonriendo suavemente. “Una página del libro… cerrada.”
Ahora, me concentraría en Yoshirou, y en el casamiento. No era como estar con Masaharu, pero lo amaba. Era feliz con él.
“… Todo estará bien…” Me aseguré, sonriendo.
Pero algo dentro mío insistía en que era otra mentira blanca.

____________________________________________

Volver arriba Ir abajo
Gris
Admin
Admin
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 1534
Edad : 27
Localización : Ya lo digo... un momento!!!
Escuela :
Fecha de inscripción : 26/12/2008

Tu Personaje
Tu personaje:
Tu personaje de Tenipuri: Nioh Masaharu
Tu Prince or Princess: Fuji Syusuke

MensajeTema: Re: SKIN ~ One-Shot   Jue Sep 03, 2009 5:57 am

Waaa que pánico!!!!!!!!
Que tristeza!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Niou... Eimi se casa???
Aaaay me encantó esta, aunque por poco
me hace llorar Crying or Very sad
Esta muy buena... Pero...
Ahí termina toda la historia????
Aaay quiero saber más!!!!!
Qué pasó después???
Aaay estoy intrigadísima!!!!
Bueno, nos vemos pronto en otra historia^^

____________________________________________
Volver arriba Ir abajo
http://wonderful.forosactivos.net
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: SKIN ~ One-Shot   

Volver arriba Ir abajo
 
SKIN ~ One-Shot
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» "Perfecta" One-Shot [PPxPC] Femslash
» Sabishi (One-Shot)
» Notre-Dame. One shot
» Me gustaría subir mi primer One Shot
» One Shot & Manga mensual...

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
* Hana To Yume * - Prince of tennis - rol and fics :: I song-
Cambiar a: